¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Nuevo aniversario de la Revolución de Mayo

Imagen: Jujuy al día


        Por Daniel Galatro

Hace 207 años, en un lejano paraje de la América del Sur, más precisamente en una ciudad conocida como Santa María de los Buenos Aires, un grupo de revolucionarios decidía dejar de depender del ya no gobernante Rey de España para crear una Junta de gobierno propio.

En esa por entonces capital del Virreinato del Río de la Plata, y luego de una agitada semana de debates y negociaciones, dejaba el mando el entonces virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros en manos de quienes estaban iniciando un proceso de surgimiento de un Estado Nacional integrado por residentes en esa parte del mundo

Todos asumieron su compromiso jurando a Dios nuestro Señor y a los Santos Evangelios reconocer la Junta Provisional Gubernativa de las provincia del Río de La Plata a nombre del Sr. D. Fernando Séptimo, y para guarda de sus augustos derechos, obedecer sus órdenes y decretos, y no atentar directa ni indirectamente contra su autoridad, propendiendo pública y privadamente a sus seguridad y respeto.

Así comenzaba a gestarse lo que luego sería una república independiente, una nueva y gloriosa nación que se sumó a los países libres del planeta.